27 de junio de 2012

Deja que se enamoren de tus defectos.



La gente siempre te juzgará, no importa lo que hagas. Te juzgarán por tu físico. Por tus gustos, ya sean musicales, alimenticios, sobre libros... por tus gustos en general. Te juzgarán por la ropa que llevas. También te juzgarán por tu manera de hablar, pensar o caminar. O incluso llegarán a juzgarte por tu forma de mirar. ¿Sabéis? Estoy harta de esta sociedad, en la que lo más importante es la opinión de los demás. En la que tenemos que ser chicas delgadas, guapas y altas para caer bien a la gente, sin importar nuestra personalidad. ¿De qué nos vale buscar la perfección? La perfección no existe y, aunque existiese, nos criticarían por ser perfectos. La gente cree que las personas son robots que funcionan con un mando a distancia. Un mando que controla todo a la perfección, que se preocupa de absolutamente todos los detalles, sin dejar ningún margen a error. En esta vida puedes hacer 134156165 cosas buenas pero, en el momento que cometas un error, ¡plof! se acabó.
Estoy harta de esta sociedad, os lo juro. No tengo una belleza excepcional. Quizás no sea lo suficientemente alta. Ni lo suficientemente lista. Y no me gusta lo que le gusta a todo el mundo pero, ¿sabéis qué  SÍ soy? Soy yo misma, con mi personalidad, mis virtudes y mis defectos. Recordad que si cambiáis para que  los demás os quiera, acabaréis por no quereros a vosotros mismos.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ante todo, quiero pediros disculpas por tener el blog tan abandonado. El curso me ha matado cualquier gota de inspiración que pudiese quedar, espero que no hayáis dejado de leerme. Aquí os dejo otra entrada y espero que os guste <3

4 comentarios:

  1. Estoy totalmente contigo!
    Hagas lo que hagas, ya sea malo o bueno, siempre te criticarán.
    Hay que dejar de tratar de ser como el resto quiere que sea, si no que, como tu bien dices, ser cada uno mismo.
    Me gusta tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Es muy cierto!
    Pero la perfección es subjetiva, uno puede ser perfecto para uno mismo, cuando amamos nuestros defectos y virtudes porque eso es lo que nos hace lo que somos: ÚNICOS. Lo difícil, es que no todas las personas se encuentran conformes consigo mismas, lo bueno es que siempre podemos cambiar, a como nos sintamos mejor!

    Pásate por mi blog http://100diasenmivida.blogspot.com/ besos :)

    ResponderEliminar
  3. Muy cierto. Si intentas contentar a todo el mundo al final sufres tú y te conviertes en la persona que no querías ser. Un saludo =)

    ResponderEliminar